Buscar este blog

miércoles, 17 de agosto de 2011

Culebra bastarda (malpolon monspessulanus)

Liberación de una culebra bastarda o de Montpellier (malpolon monspessulanus) que fue capturada en una piscina pública de Mérida, por el socorrista D. Pedro Pérez Gómez después de identificarla y para tranquilizar a los bañistas.

La culebra fue posteriormente liberada en una zona de cultivo próxima a la Sierra de San Serván, donde son relativamente frecuentes ejemplares de esta especie.

Esta práctica, de captura de ejemplares y posterior liberación en entornos naturales cercanos, donde esté presente la especie, debería ser una de las pautas de actuación normales por parte de los servicios públicos y privados ante la presencia de animales salvajes nativos que puedan interferir con las actividades humanas. Indudablemente preferible al sacrificio del animal.

Recordando y matizando que la liberación de especies no nativas, frecuente en los meses de verano por la imposibilidad de su cuidado, es una práctica contraria a las normativas y gravemente perjudicial para el medio ambiente. Siendo recomendable en estos casos la devolución a las tiendas de mascotas, los centros autorizados de recogida o en último caso el sacrificio del animal directamente o en cualquier clínica veterinaria.

Recordad, no tirar nunca la tortuguita por el retrete ni soltadla en ningún arroyo o charca cercanos. Por que crecerá, podría adaptarse a nuestro clima y competir con las especies nativas en regresión como el galápago europeo.

1 comentario:

Jata dijo...

Que maravilla y que suerte tuvo de encontrarse con alguien con mollera que le ha dado la oportunidad de seguir viviendo.